Basilica

BIENVENIDOS!

Este Santuario de Torino-Valdocco fue construído por san Juan Bosco como monumento en reconocimiento a la  Virgen María, con el título de AUXILIADORA, y como Iglesia Madre y Centro Espiritual de la Obra Salesiana.
Lo que le proponemos es un “peregrinaje virtual” a los principales lugares de Valdocco, santificados de la presencia de San Juan Bosco. Entre ellos el Santuario de María Auxiliadora.
La verdadera devoción a María lleva al encuentro con Cristo y con los hermanos en la Iglesia. Las etapas de un verdadero peregrinaje, real o virtual, son:

1 –  LA ESCUCHA DE LA PALABRA DE DIOS :
Como los discípulos de Emaús, necesitamos re-encontrar, en el encuentro con Jesús y con su palabra de vida eterna, el gozo y la esperanza.
2 –  LA ORACION :
Sin la cual no es posible el cremiento espiritual ni adhesión a cuanto el Señor nos enseñó con palabras y obras.
3 –  LA RECONCIALIACION : 2bma_navata
Con Dios y con nuestros hermanos y hermanas a través del sacramento de la Penitencia. Con la Eucaristía la Confesión es una de las columnas del edificio espiritual y educativo de S. Juan Bosco.
4 – LA EUCARESTIA :
Este debe ser el momento culmen de cada peregrinaje: con la Eucaristía nos unimos a Jesús, nuestro Salvador, el Sentido y Guía de nuestra vida.
5 –  EL ABANDONO EN MARIA :
Jesús en la cruz nos dió a María como nuestra Madre. Nos confiamos a ella como nuestra guía, la tenemos como modelo y ayudo en nuestro caminar hacia Cristo y el Padre.
6 –  UNA FE RENOVADA :
Todo debe llevar a una renovación de nuestra fe en Jesucristo. El Cristianismo, en efecto, es mucho más que una tradición cultural, que un conjunto de verdades y de dogmas, que un código de comportamiento ético. Es una Persona, es Jesucristo, el Viviente, Camino, Verdad y Vida, el Determinante de nuestra vida.
7 –  UN COMPROMISO RENOVADO:
Seguirá siendo inútil la experiencia de nuestra peregrinación real o virtual si después no sentimos en nosotros el impulso a un mayor compromiso de amor a Dios y al prójimo en la familia, en el trabajo y en la sociedad.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *