Capilla de S. Pedro

La capilla de San Pedro

Entre 1935 y 1939 en la Basílica de María Auxiliadora se han realizando importantes trabajos de restauración y ampliación. Los superiores llevaban en sus mientes ya desde mucho tiempo a la idea de entregar majestosidad y esplendor a la Basílica, pero sobre todo querían honar la santidad de don Bosco, cuya canonizazión tuvo lugar el 1 de abril de 1934.
Era necesario colocarle a la urna de don Bosco en la parte restaurada de la iglesia, ¿ pero donde exactamente?
Entrando por la puerta principal del santuario, a mano derecha, don Bosco decidió dedicar un capilla lateral a san Pedro y, por eso, puso una pintura de quatro metros de altura representándole al jefe de los apóstoles recibiendo las llaves por manos de Jesús.
Nuesto querido padre don Bosco tenía la costumbre de celebrar misa en este mismo altar, como demostración de su grande amor hacia San Pedro y de la devoción que tenía para el Santo Padre.
Los superiores salesianos, lamentablemente, tuvieron que sacrificarle a esta capilla lateral para poner un monumento con la urna del santo de los jovenes.
Al mismo tiempo no se quiso olvidar totalmente la idea de preciosidad del tiempo pasado. Por esto, en un lugar que acababa de ser realizado gracias a la ampliación de la cripta, precisamenre debajo de la sacristia, se realizó una nueva capilla. Fue nombrada “Capilla de San Pedro” y el altar aquí traslado.
Las cuatro columnas de márbol a los lados del altar son las mismas que don Rua, sucesor de don Bosco, colocó cerca del cuadro de María Auxiliadora en la primera fase de los trabajos de restauración (1891-1893) para subrayar la hermosidad de la pintura.
Los arcos de márbol que adornan las paredes del pequeño presbiterio son las que, a empezar desde el 1891, se encontraban en la basílica superior, debajo del cuadro, como si fueran apojo para la icona de Virgen. Durante muchos años esta capilla subterranea ha sido solamente utilizada como lugar de oración por la comunidad salesiana de la Casa Madre y, con el pasar de los años, después de haber sido utilizada con otras razones, incluso olvidada. Debido a las celebraciones del Jubileo de 2000 y la exposición de la Sábana Santa, se ha por lo tanto decidido que este lugar vuelva a su hermosidad original y, sobre todo, que todos los peregrinos, después de casi 60 años, puedan volver a gozar del maravilloso cuadro del altar. La tarde del dia 25 de septiembre de 2000, a la presencia de la comunidad salesiana de Valdocco, del padre provincial Luigi Testa, ha tenido lugar la solemne celebración de abiertura, empezada con la oración de las vísperas y la incensación del altar. Para los que aman los datos históricos: el altar fue consagrado por el obispo Mons. Riccardi di Netro el dia 9 de junio del 1868, mismo dia en que se consagró la Basílica.(d. Luigi BASSET, Rector 2000)

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *