S. Corazon – SUEÑO

En el fondo, a la izquierda al entrar en el Santuario, encontramos la Capilla del Sagrado Corazón. Es pequeña, agradable y muy recogida, muy a propósito para rezar. En efecto, con mucha frecuencia se ve en ella a peregrinos y devotos recogidos en oración y reflexión.

¿Por qué el Sagrado Corazón?

Por la gran devoción que le tenía San Juan Bosco. El mismo escribió que, después de las revelaciones a Santa Margarita Alacoque,
“Era también admirable la devoción de Don Boscoal Sagrado Corazón de Jesús.La recomendaba mucho a sus jóvenes…”.
Y este amor y devoción los demostró construyendo, hacia el final de su vida y con grandes sacrificios y hasta con humillaciones, la Basílica del Sagrado Corazón, junto a la estación Termini, en Roma.

SUEÑO DE LAS DOS COLUMNAS

En el fondo de la Basílica se pueden admirar dos pinturas en las que aparecen el Sueño de la Balsa y el de las dos Columnas. El 30 de mayo Don Bosco contó que había visto en sueños una batalla terrible en el mar, desencadenada por una multitud de embarcaciones pequeñas y grandes contra una sola nave majestuosa, símbolo de la Iglesia.
La nave, tocada varias veces, pero siempre victoriosa, logra echar el ancla, guiada por el Papa, en dos columnas que se levantaban entre las olas. La primera tiene en lo alto una sagrada Forma con el escrito “Salus credentium”; en la otra, más baja, está la estatua de la Inmaculada con las palabras “Auxilium Christianorum”.
El de la balsa lo contó Don Bosco en 1866. Arrastrados por una terrible inundación, los jóvenes suben, con Don Bosco, sobre una balsa y ven en el cielo la misteriosa palabra MEDOUM, que el santo explica como letras iniciales, en latín, de la frase: Madre y Señora de todo el Universo, María”. Una vez que la balsa llega a un lugar seguro, la Virgen María les dice a los jóvenes:
Si sois hijos devotos mios, Yo serè para vosotros Madre amorosa”.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *