Titulo – Ampliacion

EL TITULO DE MARIA AUXILIADORA

En 1862 Don Bosco le confiaba al padre Cagliero: “La Virgen quiere que la honremos con el título de María Auxiliadora: con los tiempos que corren necesitamos que la Santísima Virgen nos ayude a conservar y defender la fe cristiana”.
Esta invocación no era nueva en la Iglesia: desde el 1500 se la encontraba en las letanías luretanas; la devoción a María Auxiliadora se la conocía ya en la época de S. Pío V. En el 1864 existía en Mónaco de Baviera la Archicofradía de María Auxiliadora. El Papa Pío VII, instituyó la fiesta de María Auxiliadora, fijando como fecha el 24 de Mayo, que es el día de su regreso a Roma después de haber estado prisionero de Napoleón (1814). En 1868 Don Bosco escribía:

“Una experiencia de dieciocho siglos nos demuestran que María Santísima continuó desde el cielo, con grande suceso, la misión ya comenzada en la tierra de Madre de la Iglesia y Auxilio de los cristianos”.

AMPLIACION DEL SANTUARIO

En 1934 (el mismo año de la canonización de Don Bosco) comenzaron las obras de ampliación y embellecimiento del Santuario.
Trabajos que habían hecho necesarios el aumento de la población de la zona de Turín-Valdocco (motivos pastoral y civil),
la insuficiencia de las salidas en las grandes celebraciones cuando había muchos fieles   (motivo de seguridad)
y, por último, porque se quería dedicar un digno altar a Don Bosco, ya santo (motivo espiritual y salesiano).

La ampliación la proyectaron y realizaron los arquitectos Mario Ceradini y el salesiano coadjutor Julio Valotti.

LAS NOVEDADES PRINCIPALES FUERON:

1 –   El nuevo altar de San Juan Bosco.
2 –  La ampliación del presbiterio con el traslado hacia atrás y la renovación del altar mayor.
3 –  La segunda cúpula de 12 m. de diámetro con la inscripción:

„ HIC DOMUS MEA, INDE GLORIA MEA”
“ESTA ES MI CASA, DE AQUI SALDRA MI GLORIA”

4  – Las dos capillas laterales con sus respectivas tribunas (la de la izquierda para el órgano,  el mayor de todos los de las iglesias de Piamonte). Las dos capillas están unidas por una galería que tiene varios altares dedicados a Cristo Crucificado y a algunos santos (San José Cottolengo, San José Cafasso, director espiritual de Don Bosco, San Pío V. …). La decoración de toda la iglesia se confió al pintor Cussetti.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *